sábado, 30 de abril de 2011

Flor y Canto

  

Decoración para el cirio pascual 2011.


"Flor y Canto" (In xóchitl, in cuícatl) es una expresión prehispánica que era y es utilizada para designar todo aquello que es sublime, también se le llama de esta forma al arte de la poesía, este es el tema de la decoración para el cirio pascual 2011; que ha sido elaborada con repujado en metal pintado con acrílico y consta de cinco partes: el anillo superior, la cruz, el anillo inferior, alfa y omega. Las piezas han tomado como fuente de inspiración la iconografía de la imagen de la Virgen de Guadalupe y el Salmo 148, y han sido decoradas con símbolos en lenguaje inculturado, es decir, utilizando motivos prehispánicos en un contexto cristiano. El cirio se lee de abajo hacia arriba en el siguiente orden: Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.




"Rosa"
Práctica de repujado en metal para "Flor y Canto".




"Amanecer" (detalle)
Repujado en metal.



Dibujos previos 






"Amanecer"
Dibujo previo a grabado en aluminio.





"Rosas"
Dibujo previo a grabado en aluminio y calca en rojo.



Repujado en metal 






"Amanecer"
Repujado en metal.





"Rosas"
Repujado en metal.





"Noche y Día" y "Amanecer"
Repujado en metal.


 

"Flor y Canto"
Repujado en metal.


Pintura





"Rosas"
Repujado en metal pintado con acrílico.



El anillo inferior simboliza la Pasión de Cristo; la luna negra en medio de una guirnalda de rosas rojas tiene múltiples significados, representa a la Virgen María en primer lugar, por su participación en la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, también representa a la iglesia, el color negro expresa la oscuridad de la fe de acuerdo con el pensamiento de San Juan de la Cruz  (La Noche Oscura). Las rosas rojas con espinas representan la sangre derramada por el Cordero, la Pasión de Cristo, los mártires cristianos y también la vida del hombre en este mundo. El diseño fue inspirado en las palabras de la Madre Teresa de Calcuta: "Jesús quiso ayudarnos compartiendo nuestra vida, nuestra soledad, nuestra agonía y nuestra muerte. Todo eso lo ha tomado sobre Sí y lo ha llevado a la noche más oscura. Solo siendo uno con nosotros Él nos ha redimido".



"Cruz"
Repujado en metal pintado con acrílico.



La cruz representa la pila bautismal vista desde arriba, por ello ha sido decorada con las ondas del agua; en el centro se halla el símbolo "Nahui Ollin", es un glifo inculturado que representa a Jesucristo y se considera como una equivalencia prehispánica del antiguo símbolo cristiano "Ichthys". La cruz de agua simboliza la muerte de Jesús y la muerte del pecado (el Nahui Ollin y el Cordero se han fundido en la cruz).  "Con Cristo sois sepultados en el Bautismo..."




"Amanecer"
Repujado en metal pintado con acrílico.


Esta pieza es el anillo superior del cirio pascual y representa la Resurrección de Cristo de un modo inculturado. En el centro está la media flor multipétala en espiral, símbolo prehispánico del amanecer y del ocaso, la espiral expresa el movimiento del sol a través del cielo. De acuerdo a la iconografía náhuatl las estrellas son "Los Ojos del Cielo”,  aquí el cielo turquesa también representa "Las Ruedas de Turquesa" de los Cuatro Vivientes (los Evangelios) que están debajo del Trono de Dios en la Visión del Profeta Ezequiel (Ez 1, 1 - 28  y  10, 1 - 22). Esta obra es la síntesis de la espiritualidad mexicana: indígena y cristiana. "...con Él también habeis resucitado" (cf. col 2, 12).



"Flor y Canto" 
Cirio pascual 2011.



Los símbolos alfa y omega (principio y fin) están contenidos dentro de "Chachihuites" (el glifo que representa el jade). En el México antiguo el jade era sumamente valorado, incluso más que el oro y para los mexicas representaba la divinidad, el fuego y la perfección. La totalidad de la composición representa al Cordero y los elementos que conforman el universo como expresión de alabanza de la creación hacia Dios Todopoderoso: tierra (las rosas), agua y viento (la cruz) y fuego (el jade y el sol). Las tres virtudes teologales se encuentran contenidas en los colores de la decoración: la Fe (el color blanco del cirio), la Esperanza (el verde del anillo de turquesa) y la Caridad (las rosas rojas); siendo la llama que arde en el cirio la llama del amor que está por encima de todas las virtudes. La decoración del cirio también corresponde a las palabras del Papa Benedicto XVI en el mensaje de Cuaresma de 2011.

"Que yo pueda conocerle a Él, el poder de Su Resurrección y la Comunión con Sus Padecimientos, hasta hacerme semejante a Él en Su Muerte, tratando de llegar a Su Resurrección de entre los muertos" (Fil. 3, 10 - 11).



Pedro Sacristán
Artista Plástico



No hay comentarios:

Publicar un comentario