martes, 19 de enero de 2016

La Doncella y el Unicornio



Una declaración de amor.




La Doncella y el Unicornio
Diorama con miniaturas coloreadas con crayones de cera.
Pedro Sacristán 2014.


En diciembre de 2013 hice este diorama con materiales reciclados para ilustrar un cuento que escribí para mi novia, es una declaración de amor.


"...bajo la luz del amanecer el aire parecía de ópalo y el blanco unicornio se veía tan real como en los tapices medievales ¿Qué es lo que busca?
En el centro de la página vi una doncella, casi una niña, un destello, imposible juzgar cuál de los dos es más bello, de unicornios y doncellas se ha dicho tanto y se sabe tan poco."

Miniaturas.
Fragmento.




"Corazón eclipsado"


El diorama cerrado representa el corazón que pasa por la "noche oscura del alma" (el corazón anterior). El corazón con espinas fue modelado con pasta Model Magic de Crayola y pintado con acrílicos, la ilustración del fondo es referente a un eclipse de sol y las palabras en latín se traducen así: "Trayendo la cabeza y la cola del dragón en la luna."


"La luna oculta sus cuernos de marfil entre las lajas y en la espalda de la noche las estrellas bostezan como diminutos soles soñados, se cierran todos los ojos del cielo, la noche se retira vencida y prosigue su caminar sombrío hacia la otra mitad del mundo, seguida por el rumor de alas de incontables mariposas de pedernal que vuelan fugitivas en un cielo de lapislázuli"

Fin de la noche oscura.
Fragmento.




Detalle del diorama abierto.


"...entonces pude ver al unicornio, lo vi con mis ojos de pintor y me olvidé del arte, fui niño otra vez, de esos que todo lo creen y todo lo esperan."

Scriptorium.
Fragmento.





"Hubo un sonido que hizo callar a los pajaritos, era dorado, la luz lo sabía, era música exquisita para quien sabe escuchar. El corazón del unicornio es un cascabel de oro, ni siquiera el cuerno en su frente es tan fabuloso como el sonido que produce su palpitar; el nombre de la doncella se repetía por todo el bosque una y otra vez, es hermoso."

Miniaturas.
Fragmento.




Detalle del césped. 


Decorado con flores: rosas, jazmínes, flor de tigrillo, amaranto, flor de mayo, alcatraces, dalias, orquídeas, lilas, flor de manita, dientes de león, cola de caballo, flor de junco chico, flor de corpus y acamayos.


"En los márgenes del folio todas las criaturas se agitaban inquietas; gorriones, colibríes, mariposas y conejos, incluso las flores, tulipanes y espirales que algunos llaman rosas.
Había monos traviesos meciéndose en las ramas de los árboles, todas cargadas de dulces frutos y un pequeño arroyo de agua cristalina que desciende hasta el final de la página, de éste se asoman toda suerte de hermosos peces, grandes y pequeños, tortugas, cangrejos y fantásticos caracoles.
El bosque rebosaba de vida y de alegres sonidos, en espera del pincel que habrá de colorear la obra con finas temperas."

Los colores.
Fragmento.




Diorama y dibujos.
Pedro Sacristán 2014.


"A las tres de la tarde, justo a la hora del milagro, miré por última vez la página de pergamino con la alegría de haber resuelto el misterio del unicornio y la doncella...

...hice en mi pecho un cuenco para guardar esos preciosos colores..."

Los colores.
Fragmento.




No hay comentarios:

Publicar un comentario